La violencia contra la infancia

El maltrato infantil se define como los abusos y la desatención de que son objeto los menores de 18 años, e incluye todos los tipos de maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo que causen o puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del niño, o poner en peligro su supervivencia, en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder. La exposición a la violencia de pareja también se incluye entre las formas de maltrato infantil.

Existen diferentes factores que explican la génesis de los malos tratos infantiles intrafamiliares:

Fenómenos transgeneracionales

Los malos tratos casi siempre son la expresión de historias de sufrimientos de los adultos que los provocan.

Déficit o falta de competencias parentales

Son padres que no han podido desarrollar las competencias parentales necesarias para asegurar el bienestar de sus hijos.

Historia de injusticias relacionales

Son padres que en su infancia no recibieron los cuidados necesarios o fueron víctimas de violencia y abusos. Crecen sin que se repare esta injusticia y por ello se sienten frustrados, lo que desencadena un nuevo ciclo de violencia hacia sus hijos.

Manifestación de un abuso de poder

Se da una perversión de la asimetría de poder existente entre los adultos y los niños. Los adultos utilizan esta diferencia de poder para usar a sus hijos en la resolución de sus problemas.

Contextos de pobreza o exclusión social

Un elevado nivel de violencia social facilita la emergencia de malos tratos en una familia.